19 de abril de 2014

Metro 2033

Portada de Metro 2033Es el año 2033 (qué sorpresa), Moscú, la guerra nuclear pasó pero sus efectos son muy actuales, todo lo que queda de la población de esta capital mundial sobrevive en los túneles del metro, el mayor refugio nuclear que se conoce.

Con este planteamiento se nos introduce en el mundo ideado por Dmitry Glukhovsky, un mundo post-apocalíptico en el que la humanidad se encuentra enterrada en vida por su propia locura. No se sabe quién golpeó primero, ni quién sobrevivió, solo existe el metro.

Esta novela nos cuenta la historia de Artyom, debe ir a la capital del metro por una promesa que realiza a Hunter, un amigo de su padre adoptivo, perteneciente a un grupo de fuerzas especiales llamados "Stalkers". En su camino descubriremos que los habitantes de el metro no están unidos, cada estación es un mundo quizás unida a unas cuantas estaciones colindantes más, con su propio gobierno e ideas políticas.
Mapa del metro de MoscúLa ambientación me encantó, aunque el final me pareció un poco abrupto, y no solo la historia principal, varias de las tramas secundarias son cerradas igual de secamente, en ocasiones simplemente aparece un personaje secundario que explica cómo se solucionó el hecho de pasada. Esto en un principio podría parecer que el autor no quería dejar cabos sueltos para secuelas, sin embargo existe la secuela, "Metro 2034", así que le habría venido bien alguna trama más que cerrar.

Por cierto, os aconsejo que os busquéis un plano del metro de Moscú, porque los moscovitas podrán leer este libro sin él, pero el resto de los mortales podemos llegar a marearnos con la cantidad de nombres de estaciones por las que pasa Artyom.

En definitiva, os recomiendo este libro (aunque en mi caso me gustó más el trayecto que el destino, también es cierto que no todas las historias pueden acabar con un "Fin... ¿o no?") y espero que lo disfrutéis tanto como yo lo hice.

¿Os ha gustado esta reseña? En la biblioteca podéis descubrir más libros.
Related Posts with Thumbnails