9 de septiembre de 2014

Crónicas viajeras

Cuando uno se va de viaje durante una temporada larga lo primero que piensa es, ¿y a que voy a jugar ahora? Bueno, no es lo primero, está cerca del final, justo cuando todas las cosas importantes como el alojamiento, la comida y demás están solucionadas, ¡pero de las cosas no vitales es la primera!

Está claro que si nos vamos a llevar juegos de mesa de viaje lo mejor es que sean ligeros, y si además es al extranjero, no demasiado dependientes del idioma, ¡nunca se sabe si encontraremos nuevos compañeros de vicio mas allá de nuestras fronteras!


En mi caso me he llevado tres juegos, Condottiere, Ciudadelas y Guerra de Mitos. Los tres cumplen el requisito del espacio  perfectamente, si bien el tercero la dependencia del idioma es brutal.

Por suerte he ido a vivir cerca de un amigo aficionado, por lo que no tengo que ir indagando sobre los gustos de la gente hasta encontrar nuevos acólitos, aunque nunca sobren. Así que al menos podremos quitarnos el mono en partidas de 1 vs 1.

En el futuro os comentaré que tal es la vida friki lejos de casa y de tu colección. (donde está el icono de "el Grito" de Munch cuando lo necesitas) ¡Hasta pronto!

¡Ahí lo he encontrado! XD